Jaime González
BBC Mundo, Los Ángeles, @bbc_gonzalez

Fuentes del gobierno estadounidense confirmaron que Corea del Norte estaría detrás del ataque a Sony Pictures, que se atribuyó un grupo de piratas informáticos que se autodenomina GOP (Guardians of Peace – Guardianes de la Paz), según informaron medios en ese país.
Las fuentes, que no quisieron ser identificadas por tratarse una investigación en curso, indican que la Casa Blanca se está planteando si acusa oficialmente a Pyongyang del ataque.
Lea: Sony suspende indefinidamente el estreno de “The Interview”
La noticia de que el régimen norcoreano estaría implicado en el hackeo se conoció al mismo tiempo que Sony Pictures anunció que suspendía el estreno de la película “The Interview”, en la que se parodia al líder de la nación asiática Kim Jong-un.
El estudio tomó la decisión después de que algunas de las principales cadenas de cines de EE.UU. suspendieron la exhibición del filme, tras las amenazas de ataques vertidas el martes por los hackers de GOP.
Estos acontecimientos -que se precipitaron tras la filtración de una enorme cantidad de información de Sony Pictures, que incluía miles de correos electrónicos de los principales ejecutivos del estudio- ha causado estupefacción en Hollywood.

Son muchos los que se preguntan en qué posición queda la libertad de expresión en la meca del cine, si piratas informáticos son capaces de evitar que una película, por muy polémica que sea, llegue a los cines.
Lea: Cines ceden ante amenazas de hackers
“The Inteview” gira entorno a un plan para que dos periodistas estadounidenses -a los que dan vida James Franco y Seth Rogen- asesinen a Kim Jong-un.
En el filme, el líder norcoreano es fan del programa de entrevistas a famosos que presenta el personaje de Franco, circunstancia que es aprovechada por la Agencia de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés), para orquestar un viaje de los reporteros a la nación asiática con el objetivo de que maten al mandatario.
En la pantalla se ve a Kim Jong-un y al periodista Dave Skylark -interpretado por Franco- compartir su afición por el baloncesto, las canciones de Katy Perry y las mujeres.
Preocupación por la película
Según se desprende de los emails de los ejecutivos de Sony hechos públicos en las últimas semanas, los directivos del estudio ya estaban preocupados por la reacción de Corea del Norte al estreno de “The Interview”, incluso antes de que a finales de junio un funcionario del gobierno de Pyongyang calificara la película de “acto de guerra”.
Por ejemplo, en mayo un alto ejecutivo de Sony mostró sus reservas a la fecha inicial prevista para el estreno de “The Inteview”.
Keith Weaver consideraba que el estreno de la película el 10 de octubre no era una buena idea, ya que ese día Corea del Norte celebra una de sus fiestas nacionales más imporantes.

En junio Sony Pictures decidió que en los actos promocionales de la película, los directores y protagonistas de “The Interview” debían quitar importancia al argumento político del filme.
Lea: 7 secretos de Hollywood que reveló el hackeo a Sony Pictures
El temor a las posibles repercusiones de la película también quedaba claro en un email en el que Amy Pascal, vicepresidenta de Sony Pictures, sugería a Seth Rogen -quien codirigió el filme junto a Evan Goldberg- cambios en la escena en la que se ve explotar la cabeza de Kim Jong-un, para hacerla menos sangrienta.
Pero ¿realmente justifican escenas como esa el devastador ataque informático a Sony Pictures que parece fue orquestado por el gobierno norcoreano?
Algunos de los periodistas consultados por BBC Mundo que han tenido la oportunidad de ver la película no creen que sea para tanto.
“Humor vulgar”
“Me da la sensación de que la razón por la que no se está hablando demasiado de la película es que es ésta tampoco es muy buena como comedia”, asegura en conversación con BBC Mundo Scott Foundas, crítico de la revista Variety.
“A lo largo de las décadas hemos visto buenas películas cuyo argumento transcurre en un régimen totalitario, como ‘El Gran dictador’, de Charles Chaplin, o ‘Dr. Strangelove’ de Stanley Kubrick. En el caso de ‘The Interview’, no me parece un filme especialmente subversivo o sorprendente”, señala Foundas.
“Es una película con un humor vulgar y juvenil, cuyo argumento sucede por casualidad en Corea del Norte, aunque podría estar situado en cualquier otro lugar”.

El crítico de Variety no cree que nadie que vea “The Interview” la considere “incendiaria desde el punto de vista político” y señala que es irónico que esta película haya causado tanto revuelo “porque es bastante inocua”.
“Presentan a Kim Jong-un de la manera más obvia, teniendo en cuenta lo poco que se sabe de él. Lo presentan como un niño mimado que tiene traumas con su padre”.
Posters de The Interview
Sony decidió cancelar el lanzamiento de la película.
“Muchas de las escenas de la película consienten en ver a Kim Jong-un jugando baloncesto o escuchando canciones de Katy Perry con el personaje de James Franco”, explica el periodista.
“Libertad de expresión”
Jen Yamato, crítica de cine de la publicación Deadline Hollywood tiene una opinión más favorable de “The Interview”, aunque tampoco cree que su argumento justifique el ataque sufrido por Sony.
“Me pareció divertida y creo que es una buena sátira del mundo del periodismo, y en particular del periodismo de entretenimiento y de los famosos, y como éste a veces se entremezcla con la política”, señala Yamato en conversación con BBC Mundo.

“Algunos dirán que es otra comedia más de James Franco y Seth Rogen, pero creo que es más sofisticada que eso. Además, la idea de hacer ficción con un intento de asesinato de un líder mundial en activo no se ha hecho antes de esta manera”, señala la periodista.
“El cine es arte y a través del arte se pueden hacer interpretaciones sobre la actualidad y la política”, considera la periodista.
Justifique o no el argumento de “The Interview” la ira del gobierno norcoreano, lo cierto es que la cancelación de su estreno ha causado sorpresa y cierta indignación en Hollywood, pese a que muchos consideran que, a la vista del ataque sufrido por Sony y de las amenazas de los hackers de GOP, al estudio no le quedaba otra opción.

“Si hubiera ocurrido algún incidente en algún cine, Sony hubiera tenido que enfrentar demandas por valor de decenas de millones de dólares y se hubiera creado un problema enorme”, señala en conversación con BBC Mundo Stephen Galloway, editor de la revista The Hollywood Reporter.
“Creo que es un precedente terrible, aunque Sony no tenía otra salida. Este ataque ha hecho mucho daño al estudio y van perder mucho dinero”, apunta.
Galloway conoce personalmente desde hace años a Amy Pascal, vicepresidenta de Sony y una de las más perjudicadas por las filtraciones fruto del ataque informático.
“Es triste. Amy Pascal es una amante del cine y de las películas. Es increíble que ahora se vea envuelta en un incidente con ramificaciones de políctica internacional y en el que se ha visto salpicado hasta Barack Obama. Debe ser temendamente duro para ella”.141218055835_the_interview_624x351_ap141218055726_the_interview_624x351_ap141218055620_the_interview_624x351_ap

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*